Please assign a menu to the primary menu location under menu

Blog Vivanco: #CulturaDeVino
En el blog de Vivanco, entendemos el vino como una forma de vida, desde una perspectiva innovadora y llena de energía, ofreciéndote una experiencia única en torno a la Cultura del Vino.
Cultura

El sacacorchos, ese utensilio tan imprescindible en la historia del vino

coleccion sacacorchos

Hoy en día todos estamos familiarizados con los sacacorchos. De hecho, aunque no sea uno de los objetos que la gente considera como imprescindibles para su día a día, se podría decir que todos los hogares cuentan con, al menos, uno de ellos. Pero todo tiene un origen y, en lo que aquí nos concierne, hay que remontarse unos siglos atrás para encontrar el origen de los  primeros sacacorchos.

El uso del corcho en las botellas de vino

Los sacacorchos surgieron como necesidad ante la implantación del corcho como método de cierre para las botellas de vino, algo que sucedió allá por el siglo XVIII. Antes de esto, las botellas o vasijas que contenían el vino se cerraban con tacos de madera y tela que, como se puede entender, era un sistema más complicado y menos eficiente que el del corcho.

Los corchos ya eran conocidos antes de esas fechas, pero la leyenda atribuye al monje Dom Pierre Perignon, también artífice del famoso vino de Champagne, la aplicación de este cierre para las botellas de vino. Se cuenta que fue durante un viaje de peregrinación a Santiago cuando el monje benedictino vio que los peregrinos utilizaban corchos para cerrar sus cantimploras de agua y que éste era un material muy conveniente para cerrar las botellas de vino de un modo seguro.

Pero claro, este nuevo sistema de cierre también conllevaría un modo de apertura que fuera cómodo y rápido, y de ahí comenzaron a surgir las propuestas para extraer los corchos de las botellas.

El primer sacacorchos de la historia

Aunque esta teoría le atribuya a Dom Perignon la aplicación del corcho a las botellas de vino, las primeras referencias a un sacacorchos no nos han llegado de Francia, sino de Inglaterra. Siendo un poco más amplios en el concepto de sacacorchos, en el Tratado de la sidra, escrito por James Worligge en 1676, ya se habla de un utensilio para extraer los corchos de las botellas, que era similar al que se utilizaba para extraer las balas de los fusiles.

A lo largo de las siguientes décadas se va perfeccionando este objeto para descorchar las botellas, pero hay que esperar hasta finales del siglo XVIII para encontrar la primera patente de sacacorchos, registrada por Samuel Henshall en 1795. Esta destaca por ser la que le da al utensilio la característica forma tradicional de “T”, ya que añade un asa de madera perpendicular a la rosca de metal con la que se extrae el corcho.

A partir de aquí, fueron cientos los modelos de sacacorchos que aparecieron en el mercado, algunos con solo unas ligeras modificaciones y otros con avances un poco más profundos.

Por nombrar algunos de los modelos de sacacorchos más destacados y utilizados incluso hoy en día, podemos señalar:

sacacorchos abrir vino

  • El sacacorchos de un tiempo

Patentado por el alemán Kark Wienke, incorpora el sistema de palanca para facilitar la extracción del corcho. Se considera que es el sacacorchos más utilizado hoy en día y también es conocido como sacacorchos de camarero, ya que es el preferido por estos profesionales y el más usado en el sector de la hostelería. Muy similar a éste y también muy utilizado es el sacacorchos de dos tiempos.

  • El sacacorchos de alas

El artífice de este modelo, que es habitual en muchos hogares por la facilidad de extracción que supone, fue Dominick Rosati, que lo patentó en 1930, aunque también hay una versión española muy popular, creada por el industrial David Olañeta en 1932, que es conocida como sacacorchos de búho.

  • El sacacorchos de láminas

Como su nombre indica, utiliza unas láminas que se introducen entre el corcho y el cuello de la botella. Al no perforar el corcho, son los más recomendados para vinos antiguos, ya que evitan que éste se rompa y afecte al líquido.

 

Tal es la trascendencia que ha tenido este utensilio en la historia del vino, que en el Museo Vivanco de la Cultura del Vino le hemos querido dar un papel protagonista. Y es que, en la sala 5 de nuestro Museo (llamada Abrir, servir y beber) contamos con una exposición de alrededor de 3.000 sacacorchos. Muchos de ellos con historias tan interesante como las que nos presenta Santi Vivanco en este vídeo:

De todas maneras, hay que decir que, a pesar de que los sacacorchos más utilizados actualmente ya tengan una antigüedad considerable, se sigue investigando innovando en estos utensilios. Además de las muchas propuestas en términos estéticos o materiales, no escasean las nuevas ideas y modelos de sacacorchos, con el fin de facilitar la extracción de este cierre y, a la vez, asegurar la calidad del líquido embotellado.

Vivanco
Bodega, Fundación, Experiencias. Compartiendo Cultura de Vino
Ven y conócenos
Carretera Nacional 232, 26330. Briones - La Rioja. España

Bodega: +34 941 322 013 / bodega@vivancoculturadevino.es

Fundación: +34 941 322 330 / fundacion@vivancoculturadevino.es

Experiencias: +34 941 322 323 / experiencias@vivancoculturadevino.es

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR