Please assign a menu to the primary menu location under menu

Blog Vivanco: #CulturaDeVino
En el blog de Vivanco, entendemos el vino como una forma de vida, desde una perspectiva innovadora y llena de energía, ofreciéndote una experiencia única en torno a la Cultura del Vino.
de Vino

¿Por qué las botellas de vino son de 75 cl?

botella vivanco crianza

Del Piccolo o Benjamín, hasta la Melchizedek, hoy existen al menos 14 tamaños diferentes de botellas de vino en circulación del tipo Bordeaux -típica botella cilíndrica, alta y de hombros anchos-, que envasan desde los 0,187 hasta los 30 litros de jugo fermentado de uva. Aunque basta entrar en un supermercado o una tienda de vinos para observar como una medida predomina muy por encima de las demás: la botella de 75 cl.

¿Por qué esta medida se ha convertido en el estándar de la botella de vino? En realidad no existe una respuesta única y probablemente sean varios los factores que han contribuido a fijar en 750 ml el tamaño estándar de la botella de vino.

La historia de la botella de vino

La humanidad lleva más de ocho mil años disfrutando del placer de la ingesta de vino, aunque se sabe que este preciado líquido se produjo por primera vez en una época tan remota como el neolítico, en la región que hoy ocupan Irak e Irán.

En sus inicios, el recipiente más habitual para contener el vino eran pellejos de animales u objetos de barro. En el siglo XV a. C., aparecen por primera vez, en las costas del Líbano y Siria, las ánforas de arcilla, empleadas primero por los egeos, en la ciudad cretense de Knossos y más tarde por los antiguos griegos y romanos, como principal medio de transporte y almacenamiento de varios alimentos, entre ellos la uva y el vino.

anforas-vivanco

Ánforas para el transporte de vino: Cultura Romana, siglos I-IV d.C. Museo Vivanco de la Cultura del Vino

Cuando el Imperio Romano conquistó Galia, los romanos descubrieron que los galos utilizaban barricas de madera de roble para almacenar cerveza. Enseguida aprendieron a elaborarlas y a sustituir las ánforas por las barricas de madera para almacenar el vino, un brevaje muy apreciado en la época. Con la invención de los fenicios del soplado del vidrio hacia el siglo III a. C., la producción de envases de vidrio no sólo se incrementó, sino que permitió la elaboración de contenedores redondos y cerrados, algo que aprovecharían también los romanos, cuyos primeros testimonios de vino en recipientes de cristal provienen de esa misma época.

barrica

La estanqueidad del vino en el vidrio no se pudo materializar hasta entrado el siglo XVIII, y no fue hasta 1821, en la ciudad inglesa de Bristol, cuando comenzaron a fabricarse las botellas de cristal en serie, de la manera que más o menos conocemos hoy.

De la era imperial hasta nuestros días

En realidad, la adopción del formato de botella de 750 ml es debido a un desarrollo relativamente reciente. Fue en la década de los años 70 cuando se impuso esta medida en muchos países. En 1975, la legislación europea sobre envases (Directiva 75/106, posteriormente reemplazada por futuras Directivas) declaró que el vino sólo podía venderse si estaba envasado en ciertas medidas de envases, estableciendo que para las botellas dentro del rango situado entre 50 cl y 1 litro el formato de 75 cl era el único permitido. Estados Unidos, siguiendo la legislación europea, haría lo propio cuando estableció su estándar métrico para envasado de líquidos, que entraría en vigor en 1979.

Unas décadas antes, después de que la Ley Seca se aboliera a finales de 1933, Estados Unidos exigió que todos los vinos y licores fueran vendidos en botella (en lugar de la vieja práctica de comprar un barril de whisky), especificando qué tamaños podría tener una botella de vino o de licor. De este modo, se aseguraba una apropiada recaudación de impuestos por parte del gobierno. Además, esto evitaba el engaño a los consumidores, al establecer un sistema de estandarización, siendo el quinto de galón el tamaño más común para vino y licores (75,7 cl).

Ya en la época colonial los estándares comerciales imperiales apostaron por el formato de 75 cl. Tanto la métrica imperial francesa como la británica habrían acordado la adopción de un estándar común de cara a la exportación e importación de grandes volúmenes de vino. Los franceses exportarían un barril de 225 litros, que representaba unos 50 galones imperiales. Esto representaba un total de 25 cajas de una docena de botellas de 75 cl cada una, siendo cada caja de 2 galones imperiales (1 galón imperial = 4,54609 litros, 6 botellas = 4,5 litros, 1 botella = 75 cl).

Otra de las teorías más extendidas es más bien de carácter práctico, y se remonta en la adopción de la técnica del “soplado” para la producción de botellas de vidrio. Obviamente, la capacidad pulmonar del soplador era limitada, así que la fuerza de un soplado podría alcanzar la elaboración de botellas de un tamaño de hasta 650-750 ml.

Otra teoría apunta a que el tamaño de 750 ml resultaba el más conveniente tanto para los clientes como a los viticultores. Según esta teoría, 75 cl sería la cantidad exacta de vino para servir 6 vasos (125 ml cada uno), según el estándar habitual de las osterias italianas (antiguas tabernas, aún vigentes hoy en día). Hay quien dice que esta norma se estableció en la Francia napoleónica del siglo XVIII, al considerarse “la cantidad adecuada que un hombre debe beber durante la cena”.

notellas vino museo

Evolución de la botella: colección de botellas que abarca desde el siglo II-III d.C hasta 1920. Museo Vivanco de la Cultura del Vino

El tamaño importa

El contenedor del vino es un factor importante que influye en la calidad del líquido que contiene. Por ejemplo, para los expertos en materia enológica, el formato “Magnum” (botellas de 1,5 litros) favorece un envejecimiento del vino más lento y armonioso debido a la mayor capacidad del recipiente y a una menor proporción de oxígeno-líquido. Este proceso de maduración, muy apreciado en los grandes vinos, hace que su evolución sea más estable e incluso consigue que su ciclo de vida sea mayor, conviriténdolo en una opción ideal para los vinos de larga guarda.

Así pues, a mayor volumen de vino en una botella, más lento es el envejecimiento del mismo. De este modo, el tamaño de 75 cl sería un tamaño muy favorable para la expresión de los matices del vino. Como la cantidad de oxígeno es más reducido que en botellas de mayor capacidad (como la “Magnum”) el proceso de evolución del vino se aminora y sus virtudes aromáticas y gustativas se multiplican.

Parece que han sido varias las causas que han traído la botella de vino de 75 cl encima de nuestras mesas. Aunque para gustos, colores, o mejor dicho, tamaños.

Lluís Torrent
Apasionado de la divulgación y el conocimiento, si puede ser en formato audiovisual aún mejor. Desde United Explanations intenta explicar de forma más amena los asuntos internacionales. Desde Muhimu rescata historias que merecen ser contadas. Ha trabajado como consultor en medio ambiente, comunicación, e-commerce y marketing online. Socialmente comprometido, le apasiona explorar la fina línea que transcurre entre la política, la economía, la sociedad y el medio ambiente.

1 comentario

  1. Sin entretenerse en demasiadas conjeturas, la medida de 0,75 l. se debe a que es el límite en la escala de pago de impuestos. Sila botella fuera de 1 l. pagaría más.

comentarios

Ven y conócenos
Carretera Nacional 232, 26330. Briones - La Rioja. España

Bodega: +34 941 322 013 / bodega@vivancoculturadevino.es

Fundación: +34 941 322 330 / fundacion@vivancoculturadevino.es

Experiencias: +34 941 322 323 / experiencias@vivancoculturadevino.es
Suscríbete a nuestra Newsletter
Siguenos en redes

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR