Please assign a menu to the primary menu location under menu

Blog Vivanco: #CulturaDeVino
En el blog de Vivanco, entendemos el vino como una forma de vida, desde una perspectiva innovadora y llena de energía, ofreciéndote una experiencia única en torno a la Cultura del Vino.
Cultura

¿Cómo utilizó la resistencia francesa el vino incautado por los nazis?

botella vino conservado antiguedad

Tras la derrota de los ejércitos Aliados en la batalla de Francia, alemanes y franceses firmaron un armisticio el 22 de junio de 1940. Desde aquel momento, Francia quedaba dividida: el norte y oeste ocupados por el ejército alemán, Alsacia y Lorena anexionadas al Tercer Reich y al sur la zona libre. Esta última, también llamada la Francia de Vichy, tenía autonomía, siempre que no se inmiscuyese en los planes de Hitler, y quedaba bajo el mando del Mariscal Philippe Pétain. Y como siempre ha ocurrido en todas las guerras, la ocupación de un territorio conlleva el expolio. Patrimonio artístico y cultural, bienes públicos y privados o materias primas son objeto de la destrucción y el saqueo, ya sea para aniquilar la identidad o simbología nacional, deleite de los vencedores o simplemente para su venta.  Y eso mismo ocurrió en Francia… con el vino.

Después de la invasión de Francia, los alemanes tenían orden de incautar los vinos franceses y enviarlos a Berlín, bien para el consumo directo o para la venta en el mercado internacional y ayudar a pagar el coste de la guerra. Lógicamente, los productores franceses trataron de proteger sus vinos: tapiaron bodegas, enterraron botellas e incluso algunas fueron hundidas en estanques y embalses; todo servía para proteger un símbolo nacional y un producto muy importante para su economía. Para asegurarse el flujo constante de vino que debía enviarse a Alemania, Hitler organizó un equipo de supervisores, llamados weinführers, para gestionar la incautación y el envío desde las principales regiones productoras de vino. Algunos de estos weinführers fueron Heinz Bomers en Burdeos, Otto Klaebisch en Champagne o Adolphe Segnitz en Borgoña.

La relación de los productores franceses y los supervisores alemanes dependía de la relación de estos últimos con el mundo del vino. Algunos weinführers, simples funcionarios al servicio del Tercer Reich u oficiales de la Wehrmacht, simplemente hacían que se cumpliesen los pedidos puntualmente. Con otros, como Otto Klaebisch, un experto y enamorado del vino, se pudo llegar a acuerdos para que parte de la producción fuese desviada al mercado francés e incluso conseguir para los viticultores, en tiempos de escasez, lo necesario para mantener la calidad de los vinos y la conservación de los viñedos. O el caso de Heinz Bomers, que cuando terminó la guerra escribió al barón Philippe de Rothschild preguntándole si podía representar a los vinos Mouton-Rothschild en Alemania. El barón respondió:

Sí, ¿no estamos construyendo una nueva Europa?

También es verdad que si los weinführers eran expertos en vino era mucho más difícil poder engañarles cambiando las etiquetas de los vinos o “envejeciendo” las botellas ensuciándolas con polvo, ya que solían catar los vinos que enviaban a Berlín.

bodega botellas polvo

Lógicamente, los productores de vino estaban en contacto con la resistencia francesa para tratar de sabotear los envíos, y aunque el tema del sabotaje era harto difícil sirvió para descubrir una conexión entre los envíos extraordinarios de vino y, sobre todo, de champán a algún lugar concreto de Europa o África con ofensivas militares significativas por parte de los alemanes. A comienzos de 1941, cuando se recibió un pedido inusual por la cantidad y el especial empaquetado que debían tener las botellas para enviarse a “un lugar muy cálido”, saltaron las alarmas… era el norte de África, donde el general Rommel estaba a punto de comenzar su campaña al frente del Africa Korps. La resistencia pasó la información a la inteligencia británica.

 

Javier Sanz
Contador de historias a través del blog, libros, colaboraciones en prensa y radio con la única pretensión de acercar la historia de forma amena y entretenida a los que la dejaron de lado. Director de la revista digital e interactiva "iHstoria". Colaboraciones en el periódico Diario de Teruel, revista Iberia Vieja y revista Clío. Colaboraciones en radio en La Rosa de los Vientos (Onda Cero), Gente Despierta (RNE) y La Noche es Nuestra (EuropaFM).

comentarios

Ven y conócenos
Carretera Nacional 232, 26330. Briones - La Rioja. España

Bodega: +34 941 322 013 / bodega@vivancoculturadevino.es

Fundación: +34 941 322 330 / fundacion@vivancoculturadevino.es

Experiencias: +34 941 322 323 / experiencias@vivancoculturadevino.es

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR