Please assign a menu to the primary menu location under menu

Blog Vivanco: #CulturaDeVino
En el blog de Vivanco, entendemos el vino como una forma de vida, desde una perspectiva innovadora y llena de energía, ofreciéndote una experiencia única en torno a la Cultura del Vino.
de Vino

La vida de Adèle o cuando una copa de vino vale más que mil palabras

la-vida-de-adele-cartel

Blue is the warmest colour (La vida de Adèle) ha sido una de las películas más laureadas de los festivales de cine de todo el mundo y la ganadora del premio más prestigioso de todos ellos: la Palma de Oro en Cannes 2013, donde obtuvo un consenso contundente de la crítica especializada. Un entusiasmo al que nos sumamos.

La película, una adaptación libre de la novela gráfica “Blue”, de Julie Maroh, destaca por su alto nivel de realismo y nos cuenta la historia de amor de dos chicas que pertenecen a dos mundos sociales muy diferentes.

Adèle, interpretada por la debutante Adèle Exarchopoulos en una actuación memorable e inolvidable, es una chica de barrio de 15 años que sabe que lo normal es salir con chicos, aunque ella no acabe de encontrarse a gusto con ellos en la intimidad. De hecho, ella siente que está fingiendo en todo en la vida, y que no encaja en ningún sitio.

Pero la joven verá su vida transformada cuando conoce a Emma (Léa Seydoux, Midnight in Paris), una chica con el pelo azul que estudia Bellas Artes y que le enseñará lo que es el deseo y el camino a la madurez. Ambas vivirán una apasionada historia de amor, tan emotiva como dolorosa, no siempre bien aceptada por el entorno de Adèle que, al fin y al cabo, es el mismo que nos observa siempre a todos cuando nos decidimos a ser nosotros mismos y apostar por la diferencia.

la-vida-de-adele-3

Durante el largometraje de la película (3 horas de duración que se nos quedaron cortas), seremos testigos de cómo Adèle crecerá, se buscará a sí misma, encontrará su lugar en el mundo, lo perderá -y se perderá- y acabará reencontrándose. En una segunda lectura, paralela a la ya especificada, asistiremos con ella a todas las fases de una relación amorosa: el amor a primera vista, el despertar vital, el descubrimiento de la sexualidad, la convivencia, la ruptura y el reencuentro.

Todo ello conformará una historia de vida, de búsqueda de uno mismo, de interrogación, de prueba y de amor que definirá a Adèle como ser humano, como mujer generosa y valiente que vivirá en libertad, sin miedo a experimentar sus emociones. Toda una lección de educación sentimental.

Y es que lo que en un principio puede parecer un esquema convencional, mil veces visto en el cine, en este caso da un resultado tan estimulante que el espectador tiene la fascinante sensación de sentir que está viendo algo que no ha visto nunca, y de no estar viendo una película, sino de estar dentro de ella.

la-vida-de-adele-2

 

EL DIRECTOR, UN TALENTO DESCONOCIDO EN NUESTRO PAÍS

El secreto está en su director: el francés de origen tunecino Abdellatif Kechiche -que después de 5 películas sigue siendo un desconocido en nuestro país-, rueda con la cámara cerca de sus personajes y tiene una especial sensibilidad al relatar sus relaciones personales y amorosas, así como una predilección por hacer retratos sociales a través de los problemas de personajes cotidianos. Su método de trabajo es el de hacer tantas tomas de una escena como hagan falta hasta despojar a las actrices de sus máscaras, tal y como ellas mismas han confesado.

Con estos elementos, Kechiche lleva al extremo su sello cinematográfico: un altísimo grado de realismo, de naturalismo, de verdad, que nos invita a colarnos en la intimidad de sus protagonistas.

Pero más allá de si son dos mujeres, más allá de la homosexualidad, que fue el gran tema en el que todo el mundo se fijó, el propio director desveló algo que se intuía al ver la película: la cuestión principal que se plantea es cómo un gran amor es posible cuando se viene de dos mundos sociales tan diferentes: es el medio social el que resulta un problema para la pasión amorosa.

En este sentido, hay una escena clave: el momento en que Emma lleva a Adèle a casa de sus padres.

 

CUANDO UNA COPA DE VINO VALE MÁS QUE MIL PALABRAS

la-vida-de-adele-brindis

Los padres de Emma, cultos, amantes de la gastronomía, el buen vino y el arte, no solo son tolerantes con su relación, sino que lo primero que harán será brindar por el amor con ellas. Adèle, que oculta su auténtico yo a sus amigos y familiares, asiste, fascinada, al descubrimiento de otro mundo más elevado y aparentemente libre del que está acostumbrada a vivir.

En esta secuencia, el primer elemento que aparecerá en pantalla será el vino blanco, una bebida que en los últimos años se asocia a un símbolo de la seducción en las películas románticas, así como también se ha erigido en bebida de culto en círculos intelectuales por su apariencia bohemia, algo que ha hecho aumentar las ventas de este producto a nivel mundial.

Sin embargo, en La Vida de Adèle, las copas de vino blanco están enmarcadas en un contexto del que resultará un significado más importante: la por todos conocida importancia del vino en las celebraciones sociales se sublima aquí en un brindis familiar por el amor, la tolerancia y la diferencia, asociándose, además, con la cultura y el arte, aspectos sin duda enaltecidos por el acertado uso de esta bebida en torno a ellos y que impregnan todo el filme, salpicado de múltiples referencias artísticas y literarias.

Una película brillante desde todos los puntos de vista: guión, dirección e interpretación. Una obra mayúscula, valiente, íntima y que nos ofrece un retrato social y personal con unos grados de verdad muy difíciles de encontrar en el cine de hoy en día.

Como vemos en la vida de Adèle, la Cultura de Vino se encuentra en cada rincón de las costumbres sociales y de las manifestaciones artísticas, llenas de simbología y significado. En Vivanco las compartimos con todos y estamos deseando mostrártelas. ¿Te animas a conocerlas?

Cultura en Cadena
Revista digital de series, cine, música, libros, tv, teatro, castings, videojuegos, publicidad y mucho más. Ocio y entretenimiento saludables

1 comentario

  1. Me ha gustado mucho el post y la esencia del mismo.
    Totalmente de acuerdo en la importancia de la gastronomía (y el vino) en la película, así como la representación de las distintas clases sociales a través de los propios platos gastronómicos… kebab, espaguetis, ostras…
    ¡Enhorabuena! Espero otros posts en los que unáis películas y vino.

comentarios

Ven y conócenos
Carretera Nacional 232, 26330. Briones - La Rioja. España

Bodega: +34 941 322 013 / bodega@vivancoculturadevino.es

Fundación: +34 941 322 330 / fundacion@vivancoculturadevino.es

Experiencias: +34 941 322 323 / experiencias@vivancoculturadevino.es

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR

Queremos compartir contigo la Cultura del Vino.

Recibirás nuestra newsletter mensual, en la que te informaremos de ofertas exclusivas, consejos relacionados con el vino y noticias sobre Cultura de Vino.

ENVIAR